BIOGRAFIAS

Tres amigas charlan y comparten vivencias frente a una taza de café en un bar.

La conversación se torna confidencial cuando una de ellas, que esta viviendo una nueva experiencia sentimental,se sincera con sus amigas y dice:”quiero encarar con honestidad esta nueva etapa de mi vida”,y ayer le conté a mi nueva pareja, todo mi pasado.

A lo que una de ellas con admiración dice:!!Que coraje!!

Mientras la otra con ironía afirma :!!Que memoria!!

Quizás la anécdota no les resulte nueva,pero se las refresco porque me resulta útil como punto de partida para escribir sobre las biografías y las
autobiografías.

La rutina del escritor es como la del deportista, en mi caso ir calentando mi mente con ideas relacionadas que me dirijan a donde quiero ir.

Primero y principal , quién necesita escribir una biografía? , y segundo, cual es el propósito que anima a quiénes deciden andar este camino ?

Por supuesto que hay muchas preguntas más al respecto, pero tratemos de evacuar primero , las que ya he formulado.

Hay vidas tan ricas, tan intensamente vividas, que merecen que se las haga
públicas, aunque al sujeto en questión jamás se le haya ocurrido escribir una.

El caso es que algún día un escritor dirá que se la merece y allí comenzará
todo.

Hay hechos de la gente notable que pertenecen al dominio público, también existen testigos que aseveraran o questionarán lo que de ellos se diga.

A otros hechos – los más íntimos y reservados – el fluir del tiempo los
hará opacos y fragmentados las pasiones y los intereses, turbios ,poco claros y a veces lisa y llanamente infamantes.

Existen biografías con y sin autorización del homenajeado o fotografiado, otras tan elaboradas que pertenecen al difuso límite
entre la historia y la ficción literaria.

Les interesa el tema ? . Profundicen….

Esto no pretende ser un ensayo sobre el tema, ni el tiempo ni el espacio me lo permiten.

Me despido, no con una biografía, sino con un bosquejo del gran poeta Antonio Machado , describiéndose a sí mismo.

Que diríamos o… no… de nosotros mismos si quisiéramos sincerarnos como lo hace en esta ocasión el gran poeta sevillano ?

Buena pregunta , no les parece ?

Sergio Medina